Camping la Corona utiliza cookies para mejorar la experiencia en nuestro sitio web. Si quiere seguir entendemos que está conforme en utilitzanr nuestro sitio.

Cuidemos del Mediterráneo

Fondo marino en Costa Dorada. Foto Estación Náutica Costa Dorada

El mar Mediterráneo o “Mare Nostrum” como así  era llamado durante el imperio romano, es el segundo mar interior más grande del mundo. Un tesoro natural que nos aporta parte del oxigeno que respiramos, es una fuente importante de alimentos y de medicinas, es uno de los lugares de mayor concentración de biodiversidad en el ámbito mundial, así como una parte esencial de la biosfera.

Vivir cerca del mar, aporta muchísimos beneficios para el cuerpo humano, ya que el ambiente marino relaja cuerpo y mente; la brisa salada del mar, rica en yodo y sales marinas, limpia los pulmones y favorece nuestro sistema inmunitario; la vitamina D, que absorbemos del sol, fortalece nuestro cuerpo; el mayor oxígeno ambiente beneficia nuestro sueño y nuestra frecuencia cardíaca; las sales presentes en el agua marina favorecen la cicatrización de heridas y son fuente de magnesio; pasear por la playa tiene un efecto positivo sobre las articulaciones y los músculos, y la natación o el buceo, mejora la circulación. Todo esto, junto con una dieta reconocida en el mundo entero por ser rica y saludable, un clima benévolo y una cultura milenaria, convierten la zona del Mediterráneo en uno de los sitios mejores del mundo para vivir.

Sin embargo, para conservar esta riqueza que nos ha regalado la naturaleza, debemos adaptar nuestro modo de vida moderno para que sea compatible con el mar Mediterráneo, así como su fauna y flora. Las principales agresiones del hombre hacia el mar son la sobrepesca, la contaminación, el calentamiento global, el turismo masivo en zonas no adaptadas y el exceso de urbanismo en la franja litoral.

En estos momentos existe una emergencia medioambiental en el Mar Mediterráneo causado por la contaminación por plásticos, que lo ha convertido en el mar más contaminado del planeta.

Nuestras rutinas diarias incluyen mucho plástico, lo que ha provocado que nuestras costas estén llenas de lo que hoy en día se conoce como "basuraleza", es decir, los residuos que los humanos generamos y abandonamos en la naturaleza alterando así los ecosistemas y dañando el medio ambiente.

Individualmente, como personas responsables, usuarios y amantes de medio marino, podemos hacer algunas cosas para reducir nuestros residuos y contribuir en la lucha por salvar el Mediterráneo. Aquí te proponemos algunos consejos fáciles y simples para que aportes tu grano de arena:

  1. Utiliza tu propia bolsa cuando vayas a comprar. Elije artículos reutilizables, compra a granel, y lleva envases reutilizables a la compra.
  2. Utiliza un túper, y no papel de plata para el bocadillo.
  3. En la cocina, utiliza trapos y servilletas de tela, en lugar de papel de cocina.
  4. Lleva tu propia botella de agua y rellénala, reducirás la cantidad de envases que utilizas.
  5. Cuida las playas y los fondos marinos, cuando vayas a disfrutar de la playa, llévate tus residuos contigo para evitar que acaben dentro del agua.
  6. Si fumas, no tires las colillas al suelo, la lluvia las acaba arrastrando al mar.
  7. Utiliza productos biodegradables, como bronceadores biodegradables que una vez disueltos en el mar no dañen a los peces
  8. Reduce el consumo de energía, apaga la luz cuando no la necesitas, utiliza lámparas de bajo consumo, y siempre que puedas deja el coche en el garaje y ve andando.
  9. No compres productos que exploten la vida marina, evita comprar joyería o elementos decorativos que provengan de estrellas de mar, tortugas, tiburones o ballenas.
  10. Hazte amigo del mar, participa si puedes en alguna acción de limpieza colectiva de playas y apoya las organizaciones que trabajan para proteger el mar.

Desde el Camping La Corona queremos fomentar el turismo responsable y concienciar a nuestros campistas de la importancia del respeto del mar Mediterráneo.

Entre todos, podemos reducir la cantidad de plástico que consumimos y por consecuencia, la cantidad que vertimos en nuestro mar.

¿Te apuntas? ¿A que esperas para empezar?